Yefferson un luchador que ha salido adelante gracias a su perseverancia y amor por el deporte

Yefferson Ibargüen Urrutia tiene una gran sonrisa, es un joven arrollador, donde llega deja huella. Trasmite tranquilidad y alegría. Hoy se siente a gusto y en paz, pero no siempre fue así, para llegar a este momento de su vida tuvo que recorrer muchos caminos, que le dejaron valiosas enseñanzas.

Yefferson 1


Yefferson nació en una familia amorosa, sus padres, desplazados del Chocó quienes solo tuvieron la oportunidad de estudiar hasta los primeros años de la primaria, lo criaron como dice él con mucho amor y respeto por los demás. Desde niño le encantaban los deportes, fue el deportista del barrio, proveniente de la comuna 8, sus primeros pasos fueron en el futbol, su sueño era convertirse en profesional, pero sabía que esto no era fácil.


La situación económica de su casa no era la mejor y para apoyar a su familia decidió enlistarse en la Policía como Auxiliar Bachiller, allí se enteró sobre un programa, liderado por la Alcaldía de Medellín dirigido a jóvenes de las periferias y comunas vulnerables, para ser "Guía Ciudadano". Pertenecer a este programa le permitió aprender mucho, pero sobre todo encontrarse con un ser humano que impactó su vida, uno de los psicólogos que allí trabajan, lo animó para que estudiara en la universidad y eligiera un programa profesional.

Yefferson 2


Fue así como empezó su camino para ser el primer profesional de su familia. Yefferson eligió la carrera de Licenciatura en Educación Física, pues era lo que más lo apasionaba, ya que le permite transformar vidas por medio del deporte. Esto lo evidenció cuando entrenó gratis a los niños del barrio, quienes le pidieron su ayuda para jugar y estar a la altura de un campeonato del INDER.

Los primeros dos semestres en la Universidad de Antioquia fueron muy duros, pues no tenía empleo, la situación era bastante difícil, así que decidió aprender el arte de ser barbero, con esta actividad se sostuvo durante casi un año. Al terminar su segundo semestre decide presentarse al Fondo Sapiencia con recursos de EPM y Universidades, y gracias a sus buenas notas, logra acceder.


Su carga económica se alivianó mucho, sin embargo decide emplearse en un call center, pero este definitivamente este no era su lugar. Decide que es momento de renunciar y buscar un empleo que tuviera que ver con lo que estaba estudiando. Comienza a trabajar con una empresa proveedora de COMFAMA, lo que le permite darse a conocer al interior de la Caja y participar en una convocatoria interna. Su esfuerzo, excelente actitud, y ganas de salir adelante le permitieron continuar en el proceso de selección y ser el elegido.

Yefferson 3


Ahora con un trabajo estable y a unos meses de recibir su título profesional en Licenciatura en Educación Física de la Universidad de Antioquia, la vida y su futuro se vuelven cada vez más claros y prometedores.


¿Cómo iniciaste en el Fondo?
Cuando accedí al Fondo ya estaba en la universidad, sin embargo era una carga económica bastante grande, pues al decidir no acceder a un programa técnico, sino a una carrera universitaria, los costos son mayores. Había investigado programas que apoyaran la educación superior y una vez finalicé mi segundo semestre, me postulé con el promedio universitario.

¿Cómo hiciste para solventar esos gastos los primeros dos semestres?
Tuve que aprender un arte maravilloso, que hoy en día ya no lo hago y es motilar. Ser barbero me permitió sostener mis gastos. Hoy ya llevo cuatro años en el programa, ya tengo adelantadas mis horas de servicio social y así podré condonar un 20% del crédito, algo que me ayudará mucho, pues mi deuda no será muy alta, gracias a esto y a mi promedio académico.


¿Qué ha significado para ti encontrar un empleo en lo que estudiaste, aun sin haberte graduado?
Ha sido una bendición, porque encontrar un empleo que me apasione y que me permita transformar vidas por medio del deporte es un gran alivio.
Cuando decidí renunciar al call center, para encontrar un empleo relacionado con lo que yo estudiaba, ingresé a una empresa que le presta servicios a COMFAMA, allí me di a conocer, me llamaron para una convocatoria en la cual participé y gané. Ahora hace cinco meses soy empleado de COMFAMA y esto ha mejorado notablemente mi calidad de vida y la de mi familia. Tener un trabajo estable, y que me permitan seguir estudiando significa que podré cumplir muchos sueños.


¿Cómo ha sido ese balance entre trabajar, estudiar?
No ha sido fácil, pero ha sido muy gratificante. Entendí que debemos plantear un objetivo. Mi objetivo principal por ejemplo, es graduarme de la universidad, así que debo hacer un esfuerzo para sacar tiempo para todo, pero cuando uno tiene su objetivo claro nada lo detiene.

Cuando recibas tu título universitario ¿Cómo impactará esto tu vida?
Graduarme será muy importante, porque es un logro y una meta que se va a cumplir, y me podré trazar otros objetivos. Además si la calidad de vida de mi familia ya ha mejorado, no me imagino cómo será cuando ya sea profesional y nuevas puertas se abran. Estoy seguro que seré un ejemplo para mis familiares, pues seré el primer profesional en mi familia.


Mis padres son desplazados del Chocó, ellos estudiaron únicamente los primeros años de la primaria, pero para ellos siempre fue muy importante que nosotros, sus hijos, accediéramos a la educación superior. El sueño de mi padre es verme convertido en un profesional y gracias al apoyo de Sapiencia y Comfama muy pronto podré demostrarle que sí es posible.


¿Qué les dirías a los jóvenes que aún no han accedido a la educación superior?
Que debemos pensar en grande, debemos superar nuestras propias barreras, porque sí hay oportunidades para estudiar. No importa el camino y qué tan duro sea, cumplir los sueños sí es posible.

Yefferson 4

Inscripciones

© 2016 by Fondo para la educación superior EPMMMM
agenciaCohete